web design  
www.albertclaret.com  


 - PRESENTACIÓN
 - CLAVES DEL    PROYECTO
 - FUNCIONALIDAD
 - SONORIDAD
 - VISUAL

 - ÓRGANO
 - XILOFÓN
 - TAMBOR
 - CHARLES

 - VÁLVULAS
 - ESTANQUE, AGUA
   Y MEDIDAS

 - MANTENIMIENTO

 - GALERÍA
   DE IMÁGENES


 - DESCARGARA
   CARTEL/DOSSIER
   EN PDF

 - CRÉDITOS


 - CONTACTO

 

 
 

 

 

FUNCIONALIDAD

 


La Fuente de Música puede hallarse en dos estados:


- Estado de reposo
- Interacción del público

 

 

Reposo


Llamamos estado de reposo al momento en el cual los mecanismos de la fuente no están siendo accionados por el público. En ese momento, tiene la apariencia y función de una fuente: su aspecto escultórico y mecánico se presta a la contemplación.


En esta fase la fuente no está completamente inactiva sino que se manifiesta sutilmente de manera que algunos efectos (nubes de vapor, hilos de agua,…) refresquen el ambiente y llamen la atención del público.


El estado de reposo se inicia automáticamente en el momento en que deja de haber interacción en un ciclo preprogramado con multitud de variantes visuales y de ritmo.

 


Interacción


En el momento de interacción con el público es cuando la Fuente de Música alcanza sus máximas posibilidades plásticas y sonoras y de relación con el público, tanto con los que interactúan directamente como con los que asisten a la manipulación de los mecanismos.


El perímetro del estanque cuenta con 10 sencillas interficies de usuario que permiten la activación y regulación de los diferentes mecanismos y que hacen posible la interpretación musical. El funcionamiento de los mecanismos es fácilmente entendible por cualquier visitante. Y los dispositivos para accionarlos forman parte de nuestra vida cotidiana: manivelas, palancas, pulsadores, llaves de paso… que regulan el caudal del agua y pueden ser manipulados, sin conocimientos previos, por personas de todas las edades.


El público participa, pues, activando y regulando el sistema hidráulico y sonoro quedando claramente patente la relación causa/efecto: el usuario verá claramente los efectos que producen sus diferentes manipulaciones.


Con la acción de uno o más individuos sobre cualquiera de las interficies, la Fuente abandona el estado de reposo y entra en el de interacción, el de mayor expresividad y ambientes visuales y sonoros.
El intercambio de los controles, la relación entre ejecutantes, la complicidad entre ellos –quizás a la manera de una jam session- el talento y el ingenio en su utilización son los motores de las posibilidades interactivas de esta escultura-máquina. La interacción ofrece unos valores difíciles de experimentar de otra manera, una riqueza vinculada, en este caso, al agua.